logo

MAMOGRAFÍA DIGITAL

Una mamografía es un tipo especial de radiografía de la mama.
Usted se colocará de pie frente a una máquina especial de rayos X. Una técnica radióloga le acomodará una de las mamas sobre una placa de plástico transparente. Después cubrirá esa mama con otra placa, presionando firmemente. Las placas aplanarán la mama y la mantendrán inmóvil mientras se saca la radiografía. Usted sentirá algo de presión. Luego repetirán el procedimiento con la otra mama. Los mismos pasos se repiten para sacar una radiografía lateral de cada mama.
Para la mayoría de las mujeres, las mamografías son un proceso molesto y algunas incluso sienten dolor. Sin embargo, una mamografía sólo toma unos minutos y las molestias desaparecen pronto. Las mamas pueden estar más sensibles si tiene el periodo o está a punto de tenerlo.

Preparación genérica para el examen

• No se necesitan dietas ni medicamentos preparatorios.
• No programe su mamografía para la semana anterior a su período, sus mamas normalmente están sensibles durante este tiempo.
• El mejor momento para realizar una mamografía es una semana después de su período.
• Informe siempre si está o tiene la posibilidad de estar embarazada.
• Recuerde no colocarse talco, crema ni desodorante en mamas ni axilas.

La mamografía es la prueba más eficaz y fiable para el diagnóstico precoz del cáncer de mama que permite detectar lesiones hasta dos años antes que se hagan palpables posibilitando realizar tratamientos menos agresivos y mejorar los resultados de supervivencia. Si el tumor se diagnostica antes de que sea invasivo las posibilidades de curación se acercan al 100 %.
Las mamas con implantes pueden dificultar una lectura segura de la mamografía debido a que los implantes de silicona no son transparentes a los rayos x, sin embargo un técnico con experiencia y el médico radiólogo saben cómo debe colocarse la mama para realizar la compresión adecuada para mejorar la calidad de la imagen y no dañar el implante.
No hay que preocuparse si se repite alguna mamografía, es simplemente porque se quiere mejorar el estudio para un mejor diagnóstico.
La mamografía es un examen muy sencillo e inofensivo y no necesariamente doloroso aunque dependiendo de la sensibilidad de cada mujer, debido a la presión que es necesario realizar en algunos casos puede resultar molesta. La compresión de la mama es necesaria para aplanar el grosor de la glándula, disminuir la dosis de rayos x y mantenerla firme para que no se mueva permitiendo obtener una imagen uniforme y óptima para la detección de lesiones más pequeñas, a medida que aumenta la compresión aumenta la calidad del estudio pero también la incomodidad o el dolor, si se sufre de gran incomodidad o dolor se debe informar al técnico para que realice menos compresión.
El examen mamográfico anual hay que realizarlo aunque los estudios sean normales ya que hoy es la única forma de hacer el diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz que muy probablemente le permita decir tuve un cáncer de mama y estoy curada.